jueves, 29 de enero de 2009

Un intento más


Plan Decenal de Cultura de Santander
Por Victor Hugo

El pasado sábado 24 de enero fuimos convocados los artistas plásticos visuales de Bucaramanga, por el exconcejal, narrador y gestor cultural Francisco Centeno, con la intención de abordar el Plan Decenal de Cultural para Santander.

Este es un intento más después que la Ley 397 del 7 de agosto de 1997 o General de Cultura, determinará que los entes territoriales y departamentales elaboraran una ruta planificada del escenario cultural en una prospectiva de 10 años.

Sin embargo, en Santander, las diferentes administraciones departamentales y municipales hicieran caso omiso a la normatividad. De tal manera, que faltando apenas un año de lo que se debió hacer desde el 2000, aún intentamos abordar el tema sin la rigurosidad que requiere el sector como eje fundamental para el desarrollo regional. Así tuvimos la oportunidad de expresarlo a los escasos 23 asistentes a la reunión, en la que su organizador nos propuso una antimetodológica lluvia de ideas, después de escucharlo por una hora y media, en una disertación que poco le aportó de manera contundente y definitiva al propósito del ejercicio.

Metodología

Al hablar de planificación necesariamente hay que hacer una lectura de la territorialidad, conocerla a partir de la información contextual que nos permita explorar una realidad a partir de los indicadores de gestión, presentar una pormenorizada interpretación de los datos disponibles que modelan lo territorial, señalar de forma puntual los antecedentes que develen los soportes conceptuales, jurídicos y las cifras de los diferentes sectores económicos, así como las proyecciones que hace las administración pública a la hora de proponer renglones de inversión y sus posibilidades reales en términos presupuestales.

Igualmente, cruzar todo tipo de variables en los diferentes escenarios del desarrollo que afectan y se constituyen en puntos de partida para crear procesos desde los cuales se pueda pensar un plan. Además, realizar una lectura de lo político frente a las posibilidades concretas de crear políticas y no simples coyunturas para el proselitismo ni el acomodamiento del poder, ni mucho menos para encauzar una inversión que sea avalada desde un supuesto ejercicio de participación, que se refrenda con las firmas de quienes participan en los eventos, pero a los que nunca se le tienen en cuenta sus opiniones a la hora de diseñar los planes y presentar a las instancias legislativas las iniciativas, las que finalmente se elaboran desde los escritorios de los asesores y consultores.

Por eso, hablar de un ejercicio de planificación va mucho más allá de una simple reunión y un foro-espectáculo, para la prensa y el protocolo oficial con el que se cumple un contrato, cuando se presenta el documento del informe acompañado de las múltiples fotografías que sólo alcanzan a deslumbrar a la Administración Pública.

Desde esta perspectiva, todo hizo falta en la cita que nos dimos el pasado sábado 24 de enero. Ni siquiera fueron claras las intenciones y aún no conocemos una lectura real desde donde la administración departamental piensa el departamento, por ejemplo: ¿Qué escenarios de desarrollo proponen? ¿A partir de que insumos diseña sus prospectivas, que lecturas geoestratégicas tiene de la territorialidad y que consideraciones políticas median en su visión de futuro? Nada, de eso no sé escuchó nada, pero al contrario en nueve (9) ocasiones el Consultor Francisco Centeno nos hizo referencia a que le habían faltado 21 votos para ocupar una curul en el Concejo Municipal de Bucaramanga y que se hiciera realidad el pacto político que tenía con el músico John Claros, quien debería estar ocupando la Dirección General del Instituto Municipal de Cultura y Turismo. Creo que ha escuchar reproche no fuimos. Eso fue exactamente lo que manifesté.

Vaya ejercicio de planificación del sector cultural de Santander. Quizás, como este es un año eminentemente electoral, se esté preparando la próxima adhesión a la campaña al Senado y la Cámara, que tal vez le asegure a Francisco Centeno su próxima curul en el Concejo. Nada malo, le sacaría un buen dividendo político al hecho de convocar a los artistas santandereanos a pensar los escenarios de lo cultural en el departamento.

De tal manera, que ante estas realidades, sugerí la intervención de la Oficina Asesora de Planeación Departamental para que nos presentará su idea de departamento, que se encuentra consignado en su Plan de Desarrollo: Santander Incluyente; además, que realizará un taller sobre la metodología que contempla la elaboración de un plan, con el propósito que esta herramienta nos permita hablar un lenguaje común a partir de los criterios que el Departamento Nacional de Planeación y el mismo Ministerio de Cultura tiene al respecto.

A esta altura de la reunión, uno de los integrantes del Grupo Pie Izquierdo, tratando de exculpar al organizador, manifestó que éramos "simples artistas" y que deberíamos proceder a la lluvia de ideas que se nos proponían en la Mesa de Trabajo.

Frente a este punto de vista, realmente no sé si unos artistas pueden ser simples o no; tal vez esa apreciación se refería a la condición socioeconómica dado por la última jornada de sisbenización.

Quizás, el arte no tenga nada de complejo y su constructo conceptual sea un vacio e insípido recorrido por la historia de la civilización que arroje como conclusión que nunca ha llegado a ninguna parte, que ni siquiera ha alcanzado a aportar nada sustancialmente significativo a la humanidad. Quizás.

Pero lo cierto y frente a semejante profanación, liviandad, desconocimiento de la historia del arte, en medio de un gesto incondicional de apoyo a la labor emprendida por Francisco Centeno, contratado por la Oficina de la Asesora de Planeación Departamental, Consuelo Ordoñez, y en medio de una jugada de ajedrecista, que suele presentarse frente al disenso, no quedaba otra cosa por decir que: -Las cosas hay que hacerlas bien, esa es la responsabilidad social, máxime si se trata de artistas que sólo proponen ejercicios creativos y provocadores de reflexiones frente a la sociedad.

Mesa de Arte Plásticas: ideas preliminares

Ya entrando en materia respecto al sector propuse: el fortalecimiento del programa de Bellas Artes de la UIS, con el propósito de crear una escuela de carácter presencial, con profesores de planta que construyan nuevos diálogos y procesos de investigación. Así mismo, como la construcción de Sala de Exposición en cada una de las seis (6) Provincias del departamento; también, la revisión de los programas educativos de las escuelas y colegios del departamento en lo que corresponde a la cátedra de educación artística, con el objetivo de posibilitar su encuentro con los planes de los entes territoriales y realizar verdaderas sinergías entre los sectores de educación y la cultura, que propicien nuevos escenarios para el desarrollo y la formación de públicos.

De otro lado, se creó un consenso de crear la Escuela Departamental de Artes. Al tiempo, que promover la profesionalización de los creadores santandereanos a partir de programas que puede abrir la UIS, para aprovechar su capacidad instalada y la infraestructura de la Universidad.

Preocupaciones

Que va a pasar con el Plan o esa incandescente lluvia de ideas que propusimos que aún no tiene un sentido orgánico que nos permita conocer: ¿Qué es lo que propone? ¿Para dónde van las intenciones de sus consultores?

¿Quién va a realizar el seguimiento en el trámite de elaboración del documento y su posterior presentación a la Asamblea Departamental con el fin de que se constituya en una política por Ordenanza? ¿Quién nos garantiza realmente que este no sea un esfuerzo más? Amanecerá y veremos, esperemos que sí.

Para finalizar, a pesar de mi posición crítica, habrá que darle un margen de espera y depositar la confianza en quienes están frente al Plan. Además, de hacerle seguimiento y rodear esta propuesta para sacarla adelante.

¿Acaso no es a la Secretaria de Desarrollo Departamental, la que le corresponde dentro de sus objetivos misionales el tema cultural? ¿Cuál es su participación? Extraño que no haya estado presente.

Fotografía: Aspectos de la reunión e intervención de Francisco Centeno. 24 de enero de 2009. Casa de la Cultural Custodio García Rovira. Bucaramanga

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Partiendo de que los costos de las campañas electorales para acceder a los cargos de alcaldes, gobernadores...etc., son cada vez más altos, es apenas natural pensar que una buena cantidad del dinero de la cultura y la educación entre otros,se pierde en contratos que si bien no aportan al desarrollo colectivo, si contribuyen en mucho a través de contratos de toda índole, a los bolsillos de los financiadores de las campañas. Por tanto no nos hagamos muchas ilusiones con la pantomima de los conversatorios y mesas de trabajo con los que siempre nos "descrestan".
MARCO AURELIO

Anónimo dijo...

pinto desde hace 30 años y no he trnido la oportunidad de mostrar mi trabajo soy de los ultimos clasicos de mi tierra santander. creo en ustedes invitenme a esponer donde digan les engalanare su trabajo quiero mostrar mis conosimientos a la juventud de mi tierra ..gilalojeda20@hotmail.com.cra 33#54 38 apto302 cabecera . b/manga

Pacho Centeno dijo...

Un intento más, y se necesitarán más intentos para que el sector cultural de Santander empiece a moverse más allá del pequeño punto alrededor del cual gira ensimismado y a la espera de una voluntad, más divina que política, que le amplie diametralmente el horizonte. Es más cómodo esperar al mesías que nos redima mientras, para no aburrirnos de tan largos bostezos, apedreamos a quienes lo intentan más allá de las banderas y las consignas, formas primarias del pensamiento, y de la retórica y la crítica empobrecida por descontextos y lecturas viscerales acomodadas perfectamente a los odios adquiridos en cualquier esquina del tiempo. Lo último que quiero es convencerlo y mucho menos corregirle la sarta de venenosas imprecisiones que intenta inocular a sus tres lectores sobre mi persona, como si hubiese aparecido ayer en el escenario cultural y la gente necesitara que usted le develara la verdad de mi existencia. Apenas si le conozco y pretende que me acomode a su metodología para hacer mi trabajo, como si hubiese un sólo camino, el suyo, para llegar al destino. Entonces le pregunto: ¿Y si sabe cómo llegar, porqué aún no ha llegado? ¿Porqué no nos iluminó el camino en todos los muchos intentos fallidos que hicimos en décadas pasadas? ¿Porqué nos hizo perder el tiempo negándonos su valiosa experiencia? ¿Por qué intenta convencernos de que como no se hizo en el 2000, a la par del Plan Nacional de Cultura, ya no tiene sentido hacerlo? ¿Por qué no tomó la iniciativa y lo hizo en ese entonces? Créame que nos hubiera gustado verlo materializando nuestros sueños. Y en cuanto a su "metodología", estoy seguro que habría arrancado en los presentes bostezos más largos que los que tuvo la mía, (resumiendo): 1) piense donde está parado, 2) piense donde quiere pararse dentro de 10 años y ahora 3) piense qué debe hacer para pararse allí. Eso es mucho más arrecho que, según usted, "develar los soportes conceptuales, jurídicos y las cifras de los diferentes sectores económicos, así como las proyecciones que hace las administración pública a la hora de proponer renglones de inversión y sus posibilidades reales en términos presupuestales". ¿Cuál es su rabia, poeta? Hay que ponerle poesía a la metodología.

ARTISTAS ZONA ORIENTE dijo...

SOBRE LA CRÍTICA

La crítica es el espacio abierto para el diálogo; la crítica es el reconocimiento de la otredad; la crítica es el reflejo del grado de civilización y madurez que ha alcanzado un pueblo.

Así mismo, la crítica es una mirada muy particular a partir de la cosmovisión del mundo de quien la ejerce, por eso no existe crítica destructiva no constructiva, como maniqueamente en algunos casos se deja planteando, con el propósito de descartar al otro cuando no comparte nuestros puntos de vista.

De tal manera, que nosotros creemos que existen otras visiones y puntos de vista, a los que con vehemencia usted defiende, pero no caemos en el autismo ni al unanimismo cultural. Sólo proponemos una mirada distinta a la suya y observamos la realidad desde otra perspectiva diferente, con el propósito dé debatir, como una oportunidad para el desarrollo.
Por otro lado, no profesamos el culto a la personalidad de nuestros más destacados genios locales. No. Sólo sentimos respeto por las opiniones de los demás y por esos dos o tres amigos que nos leen.

Para concluir, desde mi esquina del tiempo, lástima que usted no hubiera hecho todos esos intentos antes como Director del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, cuando tuvo la oportunidad y la Ley 397 de 1998 lo ordenaba, porque si era imperioso, haber dejado a la ciudad con el Plan Decenal de Cultura.

Miguel Angel dijo...

Al parecer son mas de tres los asiduos lectores de este espacio de critica,encuentro y debate tan necesario en tiempos de ensimismamiento colectivo,estratagemas culturales y deidades planeatarios.