jueves, 8 de septiembre de 2011

EN COLOMBIA, BIENVENIDO A LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA


En la Universidad Industrial de Santander, UIS
Por. Victor Hugo

En momentos en que los estudiantes latinoamericanos realizan diferentes movilizaciones que buscan proteger el acceso a la educación pública con calidad, en Colombia reciben a los jóvenes con tanquetas y decena de policías en las puertas de la universidades, como ocurre en la Universidad Industrial de Santander, UIS, de Bucaramanga.

Estos son los gestos de la “prosperidad democrática” del gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Al tiempo, que impone reformas lesivas para el desarrollo de la educación pública, cerca el libre pensamiento, el debate y la protesta civil, al punto de penalizar la inconformidad de los colombianos.

Mientras, esto ocurre, el partido de la U, al que pertenece el presidente y los liberales, comienzan a impulsar su reelección, después de escasos 367 días de su mandato, porque al parecer, la clase política colombiana, intentan olvidar a su anterior mesías, Álvaro Uribe Vélez, que se torno incomodo para la plutocracia colombiana; de ahí que hoy empiezan a ponerle velas al nuevo Santo.

En Santander

Sin embargo, en Santander sólo existe indiferencia frente a las denuncias realizadas por los universitarios, después que se hiciera pública una conversación telefónica de 17 minutos del 4 de julio de 2007, sostenida por el actual rector del alma mater, Jaime Alberto Camacho Pico, donde un reconocido narcoparamilitar, alías Felix, le solicita la lista de los estudiantes y demás funcionarios de la universidad que "no esté colaborando y que estén siguiendo pasos de izquierda", con la intención de proceder con el “plan pistola” durante las vacaciones de ese mismo año (1).

Este hecho, dejó muchas dudas sobre el rector de la universidad, porque para la mayoría de sectores estudiantiles y sociales del país quedó claramente develado como el funcionario había entregando información privilegiada de los estudiantes de la UIS a grupos narcoparamilitares; a pesar de ello, el gobernador de Santander, Horacio Serpa Uribe y la clase política del departamento se han mostrado al margen de esta realidad que sólo se conoció hasta el pasado 4 de mayo del 2009, aunque este caso hoy se encuentra en investigación, al final reinará la impunidad como suele suceder en Colombia.

Por otro lado, hay que señalar, que días después de la llamada se presentaron graves hechos de intimidación a varios estudiantes de la UIS, quienes tuvieron que salir del país a raíz de las amenazas y panfletos que hicieron circular los narcoparamilitares que tienen presencia en Santander y al norte de Bucaramanga.

A pesar de estos sucesos, y que sigue creciendo la desconfianza entre el pueblo colombiano y la fuerza pública, a raíz de los casos de desaparición forzada y de las ejecuciones extrajudiciales, conocidas como “falsos positivos”, que se presentaron durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, siendo su ministro de Defensa el actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, nuestro país se prepara para olvidar y elegir los mismos políticos cuestionados de siempre, que hoy quieren volver al poder, como ocurre en Santander, donde todos prefieren callar.

Nota:
(1) En prensa regional: Grabación de la llamada. Vanguardia Liberal

Fotografías: Hugsh, 2011©. “Bienvenidos Ciudadanos Universitarios”, Universidad Industrial de Santander, UIS, Bucaramanga-Colombia.

2 comentarios:

lina mara quintero dijo...

gracias, alguien lo tenia que decir ¡¡de acuerdo!

LAURA TORO dijo...

No justifico a quienes por consecuencia de sus manifestaciones, afectan a su misma comunidad, porque me parece en cierto grado inconsecuente; pero tampoco comparto la reacción poco coherente del gobierno ante la protesta, cuya acción es no sólo lógica y representativa, sino necesaria en el desarrollo de una democracia legítima...

Vivimos en una patria, donde el que legisla para proteger la libertad de expresión es quien primero infringe para coartarla.