miércoles, 28 de septiembre de 2011

EN PEREIRA, PATRIMONIO Y REALIDAD



¿Qué Pasó Con El Mural
Por. Victor Hugo

“Sin conocimiento no hay comunicación; sin comunicación, respeto; y sin respeto es imposible dignamente existir”, así concluye el maestro Félix Ángel, cuando se refiere al mural “Las Palabras”, que donó a la ciudad de Pereira.

Sin embargo, para que el maestro donará el mural, pasaron varios eventos en el país del Sagrado Corazón de Jesús, de la decadente clase política que pueblan los pasillos del poder.

La historia

Este largo proceso se inició, cuando el reconocido gestor cultural de Pereira, Germán Alberto Ossa Escobar, le envió un correo a mediados del 2005 al maestro Félix Ángel planteándole la posibilidad de donarle un mural a la capital del depatamento del Risaralda, días después que el artista le entregará a Medellín una de sus obras.

“Yo me pongo feliz y voy corriendo donde el Director del Instituto de Cultura de Pereira a darle la noticia y este me dice: -Debemos consultarle a los artistas de Pereira para estar seguros de que lo aceptan, no vaya a ser que se enojen. Nunca entendí eso. Ahí empiezan los celos -las envidias me dicen algunos amigos-”, reconoce German Alberto Ossa Escobar, lo que sucedió por esos días.

"Luego, pasan los días y la burocracia pereirana frena la cosa, como el Jefe de Prensa de la Alcaldía de eses momento que se entromete e impide más el proceso de donación. Así, entre ires y venires pasan los días, los meses y hay más oposiciones, las que nunca tuvieron explicaciones ni razones de ser de parte de muchos sectores comprometidos en el sector cultural de Pereira”, recuerda Ossa Escobar.

Más tarde, se decide recorrer varios sitios de Pereira para escoger donde podría ir ubicado el mural y se determina que sería en el Centro Cultural Lucy Tejada.

Posteriormente, "el maestro nos iba a regalar la plata también para la instalación, alrededor de $10 millones, pero no lo dejé. En eses momento le dije que al menos eso lo pusiera Pereira, fue entonces cuando presentamos la propuesta a la Alcaldía y aprobaron los recursos para realizar la instalación", concluye su gestor.

Finalmente, el 16 de noviembre de 2006, el maestro llega a Pereira y realiza la entrega oficial de la donación del mural: “La Palabras”.

A pesar de estos inconvenientes burocráticos que se presentaron en el proceso de la donación del mural, se encuentra en la Biblioteca del Centro Cultural Lucy Tejada. Pero, la pregunta que surge inmediatamente es: ¿Cómo esta hoy el mural? Y es pregunta la responde las imágenes que registramos de la obra.

Este es un reflejo de como la burocracia cultural de Pereira trata su patrimonio cultural y, más aún, cuando se trata de una donación, con la que no pudieron negociar el adorado 10% por el servicio de la gestión y la contratación estatal.

En el mes del patrimonio

De esta forma, al observar el “contra mural” del maestro Félix Ángel, da cuenta del tipo de valoración del patrimonio en nuestro país: por los dividendos que arroja, tanto económicos y políticos para el gobernante de turno y en los últimos cuatro (4) años, por los recursos a los que se puede acceder por cuenta de la Ley, que fortalece la privatización de la cultura en Colombia.

En el mes del patrimonio y de aquí en adelante, la cultura se defenderá y existirá para el Estado, en la medida que contribuya a consolidar lo que han denominado la “industria del entretenimiento”, porque sólo se valori$a para los tecnócratas que trazan su política desde Bogotá, cuando vende y no en la medida en que es capaz de expresar las diversas formas como la nación construye o sueña su proyecto de país, del que poco los artistas queremos hablar, por eso una vez más Mefisto se acomoda a las estructuras de poder y se convierte en embajador de buena voluntad de las Naciones Unidas, lo que da estatus y favorece el marketing que seguramente elevará las ventas, sino pregúnteselo a “Juanes o Shakira”.

Para los economista, la cultura será el nuevo sector económico del siglo XXI, el mismo que le tributará al Estado, dado que en estos momentos sólo se le considera por la rentabilidad y el flujo de caja de menor cuantía que posibilita en la inversión de la Administración Pública, porque para eso se inventaron las Ferias y Fiestas de los más de 1400 municipios en las que sólo se contemplan: las corridas de toros, los vallenatos, las tecnocumbias, los desfiles de carrozas y las infaltables reinas, pero eso sí mucho, pero mucho licor, como quien dice: “Pan y circo para entretener al pueblo”, decía el emperador romano, porque eso sí es cultura.

Fotografías: Hugsh, 2011©. “Contra Mural”. Centro Cultural Lucy Tejada, Pereira.

2 comentarios:

Halime Holguin Bustos dijo...

y cuales son las fotos, que no se ve nada

Cultura dijo...

Maestro las que acompañan el artículo...