martes, 10 de febrero de 2009

Mediación y Zona Oriente, 41 Salón "Nacional" de Artistas


Región Imaginada, desde otra perspectiva
Por. Ana María Jiménez Ríos,
Mediadora de Región Imaginada, 41 Salón “Nacional” de Artistas
2do. Semestre Artes Visuales. Pontificia Universidad Javeriana


En el 41 Salón Nacional de Artistas, realizada en la ciudad de Santiago de Cali fue una versión llena de diferencias, las que se evidencian en la descentralización del evento, de la cual los caleños nos sentimos muy orgullosos; así mismo, el hecho de no manejar premiación y, entre otras cosas, los invitados internacionales que hicieron del 41 SNA una Bienal, más que un Salón Nacional de Arte.

Los estudiantes de las Escuelas de Arte de la ciudad de Cali, recibieron una formación con el propósito de ser mediadores entre el público y las obras, para que tuviéramos un contacto directo con el movimiento del Salón, lo que se constituyó en una importante oportunidad para nuestro desarrollo profesional y nos permitió conocer las tendencias del arte en colombiano.

Cabe señalar, que el evento convocó al público caleño a las diferentes salas, al tiempo, que presentó mucha afluencia y participación de colombianos que arribaron de diversas partes del país y de ciudadanos que simplemente se acercaban al arte por primera vez.

También, es de resaltar que las temáticas de las diferentes salas de exhibición del 41 Salón Nacional de Artistas atrajeron el interés de muchas personas que tuvieron la oportunidad de observar las obras expuestas durante el evento.

De otra parte, como nosotros, los mediadores, tuvimos la oportunidad y la ventaja de entrar en contacto con el evento, el público, las obras y los artistas, pudimos darnos cuenta de ciertos aspectos que es imprescindible mejorar, por ejemplo: cómo es posible que demos más importancia a los artistas invitados que ha aquellos por los cuales el Salón se realiza. Así mismo, es inaudito y ofensivo que una sala de exposición sea abierta sin que todas las obras que la componen hayan llegado.

En otro aspecto, no había comité de reparación ni aseo de las obras lo cual mantenía las salas de exposición en bastante desaseo y por más que los mediadores intentáramos reparar o limpiar igual no era suficiente y había muchos casos donde era muy difícil “meter la mano”. Además, el artista Jaime Ramírez (Pekos) no aparecía en la lista oficial, por ende si algo le ocurría a él o a su obra no había responsabilidad alguna.

De tal manera, que el artista Pekos llegó a la Sala de Exposición de Comfandi, donde se encontraban expuestas las obras de los artistas de la zona oriente, tres días después de la inauguración del 41 Salón Nacional, con un yelmo para realizar un performance y en el que se llevaría su obra, porque se sentía irrespetado por los Curadores Nacionales y los organizadores del evento. Sin embargo, para su sorpresa no pudo ejecutar su plan, porque su obra ni siquiera había llegado de Norte de Santander. Finalmente, terminó con un performance sobre la fuerza de los dioses que tuvo como publico niños pequeños de un Colegio de Cali.

A pesar de todo, a la hora de las evaluaciones, entre estas y otras dificultades, es fundamental resaltar los hechos relevantes, tales como: el público aprecio mucho el 41 Salón Nacional de Artistas. Pero, voy a referirme al núcleo de “Presentación y Representación” en el que se encontraban los artistas de la zona oriente, Santander, Norte de Santander y el Estado Táchira, de Venezuela.

En este orden de ideas, las obras con las cuales el público se sintió enteramente identificado y exaltó la labor del artista, al plasmar lo que sentía frente la situación del país y de su conflicto personal, que siempre reflejaban la realidad que vive nuestra Colombia, que pasa por una convulsa época, donde los más afectados son aquellos que se encuentran en la periferia, zonas en donde normalmente “los silencios son plurales”, “los sueños de los niños están hechos de materias dolorosas hechas de guerra”, la gente de la ciudad no se da cuenta que se encuentra igual que la del campo en la misma cuerda “sostenida”, los mismos conflictos que nos afectan desarreglan nuestros corazones dejándolos “sin norte” , deforestando nuestros amados bosques por la droga o el tráfico ilegal, la casi perdida selva del Catatumbo, así también como deforestan nuestras familias y el hambre aquel “pecado inmoral” que mata miles de niños en choco y, sin embargo, nosotros seguimos pensando que eso sólo pasa en Somalia.

En la Sala de la Zona Oriente, de Región Imaginada, la gente lloró. En esta sala es en la que pase todo un mes, por eso es aquella de la que puedo hablar con confianza. Sé, que me falta nombrar muchas obras, pero también sé que todos esos sentimientos que vi en el público no acabaría de evocarlos en este momento; por eso, simplemente pido a los artistas que sigan este camino, que muevan masas desde su ubicación, que toquen corazones y hagan evidentes aquellas cosas de las cuales no queremos saber, porque “el pueblo ignorante repite su trágica historia”.

Perdonen los irrespetos y las dificultades del 41 Salón Nacional de Artistas realizado en este 2008 y enero de 2009. ¡Muchísimas gracias por hacer esto posible!

Los Artistas de la Zona Oirente, de las Curadurías Región Imaginada, Investigación Curatorial del Gurpo Cordillera, y Voces Acciones y Slencio: Libro de Artista No Declarado, del Grupo Integrarte, exhibimos en la Sala Comfandi de Cali (Calle 8 No. 6-23).

Fotografía: Yadira Polo. Obra: Sostenida. Dimensiones variables, 2007.