sábado, 28 de enero de 2012

EN BUCARAMANGA, POLÍTICA CULTURAL


Lo que nos espera
Por Victor Hugo

El Alcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez Pedraza, abogado y curtido político de la tradicional estirpe liberal del departamento, se ha dado a la tarea de organizar su coalición de gobierno en la tan anhelada búsqueda de lo que los expertos conocen como gobernanza, mientras que otros señalan que la operación de alta cirugía burocrática buscó satisfacer sólo a los grupos que lo acompañaron en su aspiración electoral. Cierto o no, ya cumplimos el primer mes en medio de algunas polémicas, que suscitaron sus primeros anuncios y decisiones.

En este orden de ideas, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo, le correspondió como cuota política al concejal mediático por el Partido Verde, Cristian Alberto Arguello Gómez, quinta votación en los pasados comicios electorales (3.294 votos).

De tal manera, que el contador público Henry Armando Carrizales Céspedes, será el encargado de generar la política cultural de la ciudad. En esta tarea lo acompaña como asesor a Francisco Centeno, quien ya había ocupado este cargo.  

Las primeras de cambio

El director del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, señaló que se iniciaron las mesa de trabajo para la estructuración del Plan de Desarrollo, priorizando seis(6) líneas que corresponden a los programas de Bibliotecas y Lectura, Desarrollo de las Artes Escénicas, Cultura Ciudadana, Patrimonio, Comunicación y Emprendimiento Cultural.

Así mismo, propone crear el programa de concertación municipal, que emule al del Ministerio de Cultura, con el fin de promover la creación artística y demás componentes del sector cultural.  

“No vamos a apuntarle a todo, ese no es el sentido de la administración, ni el objetivo que nos hemos trazado. En esta perspectiva estamos definiendo indicadores, porque otra dificultad que tiene el sector es que no existen ni sabemos cuales son las expectativas que tiene la ciudad con respecto a las necesidades del consumo cultural que requiere la ciudadanía ni las comunidades. De ahí que, estamos construyendo indicadores que nos permitan de una manera clara y transparente medir nuestra gestión al finalizar el periodo”, puntualizó Carrizales Céspedes, director del Instituto.

Así mismo, enfatizó que: “En este orden de ideas es que vamos a priorizar y a revisar, en el sentido que hay varias manifestaciones artísticas que se han venido desarrollando y que entraremos a mirar la conveniencia o no de seguir apoyando estos eventos, porque no queremos que sólo vaya el logo en los diferentes programas que se financian sino que se debe ir más allá; además, para poder hacer visible esta institución, debemos generar con los diferentes actores algunas actividades que le permitan al ciudadano bumangués crecer en materia cultural, mientras tanto no es posible. En este aspecto, veo que se han hecho inversiones importantes al interior del Instituto, pero que el resultado no ha sido el más apropiado para la comunidad”.

Concejo Municipal de Cultura  

“En la actualidad revisamos toda la normatividad existente, porque hemos detectado que el Concejo Municipal de Cultura no ha sido tan incluyente como se debería ser. Por lo tanto, queremos que participen el mayor número de actores del sector, bajo unas reglas claras que determinen las condiciones en que pueden y deben participar las personas que hacen parte del campo artístico. Así que creemos que a finales de febrero se debe desarrollar el proceso de elecciones, es decir, que durante la primera o segunda semana del próximo mes se darán a conocer cuales son las reglas”.  

“En las próximas elecciones del Consejo Municipal de Cultura vamos a insistir en el concepto de territorialidad. Entendemos que las cercanía del municipio con Girón, Floridablanca y Piedecuesta pero cada ente traza sus políticas, entonces el concepto de territorialidad lo tendremos muy en cuenta para filtrar el desplazamiento de algunas personas que vienen a votar sin que vivan en Bucaramanga”.

Finalmente, el director del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, Henry Armando Carrizales Céspedes, manifestó que en esta fase del proceso de diseño del Plan de Desarrollo de la entidad, puede participar cualquier ciudadano o artista. De igual manera, precisó que en este propósito se ha reunido en tres ocasiones con el Consejo Municipal de Cultura en pleno, para presentarles sus planteamientos e intercambiar ideas.

Aunque, cabe anotar que el Consejo Municipal de Cultura sólo rige el mismo periodo constitucional del Alcalde. Sin embargo, algunos artistas consultados, señalaron que este organismo parece estar escriturado a quienes por segunda o tercera ocasión adelantan la campaña para su próxima reelección.  
  
Fotografía: Director del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, Henry Armando Carrizales Céspedes. Hugsh, 2012©.

8 comentarios:

ASOCIACIÓN CULTURAL CAFUSO dijo...

“La cultura como lo singular,
diferente, propia de cada espacio, de cada etnia, creadora de formas donde el azar y la imaginación interviene, es regulada desde la razón (“en su deber ser”) relacionada con los ámbitos de la lógica, lo ético y lo estético.”

El aspecto ético rebasa la expresión sensible, en cuanto nos encontramos inmersos en un pacto social, por lo tanto lo estético no puede ser entronizado como solo destrezas técnicas o caprichos personales que obedecen a narcisismos prepotentes ilustrados; o de otra parte a un proyecto material en donde el arribismo y el triunfalismo hacen de las suyas. Por eso estoy de acuerdo con Victor Hugo, en que es un ATROPELLO que los consejeros de cultura se hagan reelegir. Es una contradicción del término CULTURA, en aras del PODER. Pues una cosa es la Fuerza y otra el Poder. El cual es entendido en Savater como sometimiento. Pues no deja de crear suspicacias el hecho de que los consejeros obtengan contrataciones voluminosas ya sea directa o a través de sus cónyuge, familiares o subordinados más cercanos(¿testaferros?). A su vez sean ganadores de las becas y un gran demás. Por ello y para no entrar en contradicciones tan grandes, valdría la pena cuestionarnos si LOS CONSEJEROS DEBEN O NO CONTRATAR. O si no debe ser un artista el consejero; o un "gestor cultural", figura que no se tiene muy clara.
Lo cierto es que la cultura artística está comprometida en "su deber ser" a una función social mucho más elaborada y rigurosa, que la Expresión, el manejo de destrezas, el arribismo triunfalista, o el rebusque de una opción material. Es por esto que se debe hacer un llamado ético y moral a los mismos artistas, pero también a la administración que está obligada a DIGNIFICAR ESTA LABOR de una manera apropiada y consecuente.
BRACHO MEZA

HENRY BUITRAGO ALBA dijo...

Independientemente de quien haga parte de las consejerias de cultura (acá lo de la reelección no debe ser un impedimento para contribuir al desarrollo de la administración cultural) lo que se debe hacer es un mayor seguimiento y una auditoria eficaz a la acción de las consejerias para que realmente obren de acuerdo a las necesidades del medio, con responsabilidad, eficiencia, pulcritud y que demuestren que representan a las áreas beneficiando prioritariamente a la creación y en todos los niveles.

Christian Quijano M. dijo...

Hay varios elementos que se solapan, en particular en temas complejos como los sociales, culturales, educativos.
Una cosa es la consejería y otra el co-gobierno. Los concejos no son ejecutores y ello es trasversal e indiscutible.
Las asesorías, consejerías y demás ías, dan, diseñan, presentan, elementos de discusión para la toma de decisiones, pero al decisión pertenece al nivel ejecutivo. Adicionalmente, son un canal de comunicación (que se espera sin ruido) entre aquellos a quienes representa y aquellos que ejercen posiciones de dirección o ejecución.
Otro elemento necesario de visualizar es que no sólo el sector artístico o de las artes es el único dentro del sector cultura (al menos no es los esquemas colombianos) y por ende, un instituto de cultura es diferente a una escuela de arte o un conservatorio de arte o musical. igualmente diferente a un museo o cualquier otro tipo de equipamento o concepto.
Un tercer elemento interesante, desde mi óptica, es que se debe separar la idea de administrar con el quehacer. y ese administrar a su vez esta dividido en dos partes, una que es la "carpintería" operativa de la administración y otra que tiene que ver con los desarrollos desde la planeación.

Así y antes de extendernos más allá de lo debido, me permito adicionalmente hacerme una pegunta: Cuando fue que la sociedad (o la comunidad) o el gobierno o el estado llamó a mi puerta o a mi celular o me mandó un correo escogiéndome y ofreciéndome el cargo o puesto de artista? porque si seguimos por el camino de que el estado debe darme porque soy artista, pronto deberemos esperar que hagan lo mismo los médicos, ingenieros, economistas o cualquier profesión, las cuales son tan valiosas o importantes como la que ostenta el sector artístico. o el sector cultural.

Veerdor Cultural dijo...

Sin caer en la profunda ingenuidad política de quien manifiesta que no importa que los consejeros duren 16 años en el cargo como lo van a cumplir algunos sin son reelegidos, porque de lo que se trata es de que demuestren, ¿qué?. Será silencio, como lo hizo este Consejo Municipal de Cultura cuando el exalcalde, Fernando Vargas Mendoza, decidió invertir $3.000 en la estatua de Botero, al tiempo que mucha gente de las zona marginadas de la ciudad se debatían en medio del peor invierno de finales del 2010.

Bucaramanga ha sido la única ciudad del país, que se dio el lujo de adquirir la estatua de Botero, mientras que en las otras ciudades realizaron la gestión con el artista antioqueño y finalmente las donó. Que buen negocio cultural verdad.

Esos recursos dilapidados por la alcaldía de Fernando Vargas, mejor habrían quedado en la manos de nuestros artistas para el desarrollo de procesos de creación no creen.

Además, si después de después de 10 años, del Consejo Municipal, Walter Alonso Gómez Céspedes, el área de las artes plásticas y visuales de Bucaramanga, se ha venido a pique y se ha quedado estancado en las peleas intestinas que ha protagonizado.

Sí con el señor Walter Alonso Gómez Céspedes, la única forma de dialogar es a golpes, como ha quedado en la retina de los artistas de Bucaramanga, por la forma tan grotesca y vulgar como trata a quienes representa, o es que a caso ya se les olvido que se fue a golpes con el maestro Carlos Julio Quintero frente a las instalaciones del Instituto Municipal de Cultura… No recuerdan.

Así mismo, el señor Walter Alonso Gómez Céspedes, tiene un negocio montado con su ong Zua Quetzalt, en la que su esposa es la tesorera y su tío Rainier Céspedes es su Presidente, con la que han logrado realizar diferentes negocios con el Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, IMCTB.

Igualmente, el señor Consejero Walter Alonso Gómez Céspedes, durante los 11, 12 y 13 SRA, de su coordinación no logró una gestión que consolidara este evento a nivel Regional, ni mucho menos el señor Gerardo Becerra, funcionario de la Secretaria de cultura de Norte de Santander; pero si lo que han hecho es privatizarlo para sus intereses particulares y del grupo que lo acompaña.

Pero, el señor Walter Alonso Gómez Céspedes, no responde a los cuestionamiento ético ni morales que plantean los artistas de Cúcuta, pero se dedica a crear satanización por donde quiera que vaya inventando lo que se le ocurra de quien lo crítica, otro uribito; de esa forma elude y la discusión la torna de carácter personal, para desviar la atención, vieja entelequia muy usada por la pobre argumentación que presenta y utiliza.

Este es un ejemplo claro de lo que pasa en el Consejo Municipal de Cultura, quienes nunca le han presentado a la ciudad un verdadero informe de gestión ni han producido un verdadero documento de política pública que le aporte al análisis de la realidad cultural de la ciudad. Hecho que el actual Director del Instituto manifestó aquí: la ciudad no tenía indicadores de gestión cultural, que les iba ha interesar a los Consejero que se le midiera la gestión.

alvaro dijo...

http://www.communitywalk.com/va/aibanez_museum_aim/map/124531
aca no hay politica solo buena voluntad para el arte y artistas
quiero abrir algo asi en Bucaramanga por la carrera 10 alguna sugerencia? gracias

Anónimo dijo...

Señores Francisco centeno y compañía mediocre en la cultura, donde van a dejar el oficio tan digno y valioso que representa el arte y la consecuente gestión en la cultura, retirense de la dirigencia política de la cultura, no degraden mas el espacio tan valioso que aun posee en nuestra sociedad, señores Jaime liza razón, Walter Gómez y demás consejeros mediocres tengan dignidad y coloquense a un lado porque pronto vendrá la verdad y los arrastrara con su daga irremediable

Alberto Borja dijo...

Creo que si rodeamos a una sola candidata para esa consejería, que sea artista, que no tenga intereses en ningún contrato y que sea de una ética y comportamiento intachable como Yadira Polo, ganamos algo. Es preciso inscribirse como elector y votar, sin tanto debate previo, ni tanta deliberación, eso que venga después con las propuestas, ahora mismo hay que garantizar la no continuidad de lo que había.

ARTISTAS ZONA ORIENTE dijo...

“Soy consciente de que mis palabras pueden parecer ásperas en una sociedad en donde triunfan los que practican el disimulo negociado y la hipocresía y que somos indeseables quienes contamos, sin adornos, la verdad”, escribió en su última columna “Insisto: ¿Por qué relevaron al magistrado Velásquez?”, el 29 de agosto en su columna de El E$spectador la periodista, Cecilia Orozco Tascón.

Durante el Taller de Articulación de Fomento Regional realizado en Bucaramanga el pasado mes de abril se abordó una interesante discusión sobre los conflictos de intereses (ética) del sector de la cultura del departamento porque en opinión de algunos asistentes generaban muchas dudas los actuales Consejeros Departamentales de Patrimonio frente a la adjudicación de los proyectos con recursos de telefonía móvil. En ese momento intervine para señalar los hechos presentados alrededor del Catálogo de los 13 Salones Regionales y preciso que hoy el Ministerio no se ha pronunciado al respecto.

La intervención incomodó a algunos de los asistentes quienes llamaron al Sr. Walter Alonso Gómez Céspedes, que sin estar participando del taller, en horas de la tarde sólo entró para pedir la palabra y tratarme de mentiroso por lo que expresé en el artículo y sin presentar ningún argumento que respaldará su intervención.

En ese momento no quise usar mi derecho a la réplica porque me parecía irrespetuoso sólo asistir a un evento para después de tomar la palabra y marcharse sin esperar la discusión; además, los coordinadores del evento, funcionarios del Ministerio, ya habían demostrado que no ofrecían las garantías para abordar un debate amplio y constructivo.

Ese día, lo más sorprendente fueron las palabras de la recién elegida Consejera de Artes Plásticas de Bucaramanga, Yadira Polo. La maestra me manifestó que no me había invitado a votar por su candidatura porque la acompañó en su campaña el anterior Consejero, Walter Gómez, y ella prefirió evitar.

¿Evitar qué? Aún me pregunto. Sería el debate o los golpes, como se discuten los diferentes puntos de vista en esta ciudad. Es decir, “De Aquí y del Otro Lado” nada pasó ni cambió, a pesar de tener nueva consejera, siguen los mismos con las mismas.

Tengo que aclarar que durante los 13 SRA fui en su primera fase elegido por una mesa de trabajo de periodistas culturales y otros representantes que citó el Comité Regional para desarrollar el trabajo de prensa. Posteriormente, con el maestro Germán Toloza acordamos la suma de $3.000.000 de pesos por mi labor, a pesar de ello nunca se me canceló, no obstante haberle insistido al Curador y Director del Programa de Bellas Artes de la UIS.

Finalmente, el maestro Germán Toloza me manifestó qué sí el Sr. Walter Gómez no me había pagado con los recursos desembolsados por el Instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga y resumiendo todo llegó hasta ahí.

Luego, coloque un derecho de petición al Ministerio y me salieron con una de esas extraordinarias leguleyadas que suelen esgrimir los tecnócratas desde Bogotá. En fin…

“MIRE”: En este país los hechos presentados en el artículo sobre la presunta corrupción son premiados por el Estado y su Ministerio de Cultura. Por eso como dice la periodista Cecilia Orozco: “Soy consciente de que mis palabras pueden parecer ásperas en una sociedad en donde triunfan los que practican el disimulo negociado y la hipocresía y que somos indeseables quienes contamos, sin adornos, la verdad”.